¿Te imaginas poder pagar menos de calefacción o de luz cuando pones el aire acondicionado? ¿Has intentado reducir el consumo pero nunca consigues ahorrar? La solución más eficaz para que puedas combatir tanto el frío como al calor es aislar térmicamente las paredes del exterior. Con un aislamiento térmico exterior obtendrás entre un 30% y un 90% de ahorro, dependiendo del revestimiento que elijas. ¿Quieres saber cuál es el mejor aislamiento?

mejores revestimientos fachadas

¿Qué tener en cuenta al aislar la casa por el exterior?

Antes de definir cuál es el mejor aislamiento térmico de paredes exteriores debes tener en cuenta que no todos los edificios tienen las mismas características. Antes de poder ofrecer un presupuesto y saber qué aislante se adecúa mejor a las condiciones de un proyecto, hay que determinar los siguientes factores.

Ubicación y orientación del edificio

Uno de los factores que hay que tener en cuenta antes aislar el exterior de un edificio es su ubicación. Ya dejamos claro que aislar la casa del calor en verano depende también de su ubicación, así que para aislarla del frío ocurre más de lo mismo. Por ejemplo, no es lo mismo contar con un bloque de pisos delante que dé sombra todo el día que no tener ningún tipo de edificación. En el caso de no tener bloques cercanos, tendrás más luz pero también tu edificio estará más expuesto al aire, haciendo que bajen las temperaturas en el interior. Y lógicamente, la orientación es indispensable a la hora de aislar una fachada. En el lateral norte siempre bajarán más los grados que en las paredes que den al sur.

Tipo de clima y sistema de climatización

El tipo de clima que hace en una determinada zona también es clave para el aislamiento de una fachada. Hay que ser conscientes del porcentaje de humedad, la oscilación térmica, si es una zona donde es habitual que haya niebla o rachas fuertes de viento, etc. Y también influye el sistema de climatización que se utilice en el interior del edificio, por ejemplo, si la calefacción va por suelo radiante el reparto de calor en las estancias será diferente a si se usan radiadores.

Puentes térmicos y revestimientos

¿Para qué sirve el aislamiento? Uno de sus principales objetivos es evitar las pérdidas o ganancias de calor y para conseguirlo, es necesario minimizar los puentes térmicos. Estos suponen una importante pérdida de energía en los que aparecen condensación, humedades y puntos fríos. Y por supuesto, hay que elegir un revestimiento adecuado para fachadas. El más recomendado por nosotros es el SATE, tanto normal como el aquapanel.

revestimientos fachadas

Revestimiento SATE para aislamiento de fachadas

¿Qué es el revestimiento SATE?

El término SATE viene de las siglas Sistema de Aislamiento Término Exterior, porque precisamente su principal objetivo es ese, aislar la vivienda a través de la fachada tanto térmica como acústicamente.  Además de ser un tipo de revestimiento habitual en viviendas nuevas por la capacidad de ahorro energético que ofrece, es una de las opciones más recomendadas también en rehabilitación de fachadas.

Es más respetuoso con el medioambiente que otros tipos de revestimiento y además, estéticamente se adecua mejor a las necesidades de cualquier tipo de proyecto. Dentro de los tipos de revestimiento SATE encontramos variantes que se pueden utilizar, siendo los más utilizados el poliestireno expandido, el poliesterno extruido, la lana mineral, el corcho expandido o los tableros de fibra mineral.

¿Por qué optar por el revestimiento SATE?

  • Eficiencia y ahorro. Es un tipo de revestimiento que permite que la energía se conserve mejor, por lo tanto, permite la eficiencia de sus habitantes haciendo que disminuya tanto el gasto de calefacción como de electricidad.
  • Menor ruido. Por otra parte, el ruido de la calle llega al interior de la vivienda con menor intensidad. Hay que tener en cuenta que 1 de cada 6 hogares en España sufre problemas de ruido derivados del exterior.
  • Mayor duración. Es importante la duración del revestimiento que se pone en las paredes exteriores. Es decir, de nada sirve ahorrar con un presupuesto muy bajo si a los 2 o 5 años tienes que volver a renovar la fachada. En SATE puede durar hasta 50 años, además de tener un mantenimiento prácticamente nulo.

Mejor aislamiento térmico para paredes con SATE Aquapanel

¿Cuál es el mejor aislamiento para exteriores? En Reves optamos en muchos de nuestros proyectos con la aplicación SATE Aquapanel, ya que es la mejor solución para edificios más sostenibles, eficientes y saludables. Este sistema es el mejor aislante térmico para fachadas ya que elimina los puentes térmicos, como pueden ser pilares, frentes de forjado u otro tipo de elementos de la estructura.

Además, optimiza el aprovechamiento de la inercia térmica y reduce las variaciones de temperatura dentro del edificio. Cuenta con aislantes fonoabsorbentes con gran capacidad para reducir el aire y, por lo tanto, aísla acústicamente de forma eficaz.

Ventajas de aislar térmicamente las paredes del exterior

Además de contar con un sistema de aislamiento eficiente para que no afecte a la temperatura del interior, hay otras ventajas de aislar el exterior. Por ejemplo, se protege la fachada de inclemencias meteorológicas como lluvia o viento, así como bacterias y microorganismos. La estructura también más protegida frente a posibles choques térmicos y además, es un trabajo que no supone llevar a cabo ningún tipo de derribo.

Por otra parte, otro de los beneficios de aislar las paredes exteriores, es que el aspecto de la fachada queda completamente renovado dándole una estética más acorde con los gustos y necesidades del cliente. Y es que para este tipo de revestimientos se pueden aplicar todo tipo de acabados diferentes.

 

 

 

Cada verano resulta más insoportable estar en casa en los meses de verano. Especialmente, este año en el que para muchos no ha habido viajes ni vacaciones, ha sido horrible sobrevivir a estas semanas de altísimas temperaturas.

Pero para decirle adiós al calor no solo se necesita contar con un aparato para refrescar el ambiente, el pilar fundamental para proteger tu vivienda de la temperatura del exterior es aislarla térmicamente. ¿Quieres saber cómo puedes realizar el mejor aislamiento térmico en tu vivienda?

aislamiento térmico en verano

Por qué aislar la casa en verano

Puedes poner ventiladores en cada habitación, tener el aire acondicionado todo el día encendido, pero si realmente quieres ahorrar tiempo, dinero y energía necesitas aislar tu vivienda térmicamente. Y es que si tu hogar está correctamente aislado puedes conseguir que se reduzca la factura de la luz entre un 30 y un 90%.

Si calculas ese ahorro al mes durante el resto de tu vida y lo comparas con el presupuesto de aislar tu casa térmicamente, verás que esa inversión se recupera a corto plazo. Además, si quieres ser responsable con el medioambiente, también  reducirás las emisiones de CO2 al consumir menos energía en los meses de verano.

Ten en cuenta que en los meses de verano la temperatura de casa oscila hasta 10 o más grados desde que amanece y hasta las horas de calor más fuertes durante la tarde. Esos cambios tan bruscos en el exterior en un mismo día, afectan a aquellas viviendas que no están aisladas correctamente y repercute en un alto gasto de luz en aparatos de refrigeración (ventiladores, climatizadores, aire acondicionado…).

Debes tener en cuenta que empezarás a notar los resultados del aislamiento térmico en verano a las pocas horas de terminar, por lo que empezarás a ahorrar en el mismo momento que tu casa ya esté correctamente aislada. Además, los revestimientos pueden decorarse como tú prefieras, por lo que estéticamente no notarás diferencia a cómo era tu hogar antes de la instalación.

Y por último, ten en cuenta que además de aislar del calor la vivienda la estás protegiendo de humedades de la fachada o de medianeras. Las viviendas que no están aisladas correctamente son más proclives a tener con el paso del tiempo humedad, moho… Es decir, además de evitar las altas temperaturas del exterior, gracias al aislamiento térmico por calor estarás evitando que la humedad pueda pasar al interior de tu hogar.

Cómo realizar un proyecto de aislamiento térmico frente al calor

El aislamiento térmico no solo se realiza en edificios de obra nueva, sino que es muy habitual para viviendas antiguas, pisos con humedad, casas orientadas al norte, reformas integrales, etc. En función de las características de cada edificio, hay que tener en cuenta una serie de aspectos en las instalaciones de aislamientos térmicos.

En primer lugar la ubicación donde se va a realizar el aislamiento, ya que en ocasiones solo se quiere aislar una pared, otras solo una habitación y en algunos proyectos la instalación de aislamiento comprende toda la vivienda. La orientación de cada una de las estancias también es determinante a la hora de elegir el tipo de revestimientos o materiales más apropiados para cada caso.

Otro factor a tener en cuenta es la climatización que va a tener esa vivienda, el tipo de cubierta y el tipo de carpintería que se ajustan a las necesidades de cada vivienda y al presupuesto que cada cliente puede asumir. Con toda esta información, se puede realizar un proyecto de aislamiento térmico optimizado para que sea más eficiente y el cliente pueda ahorrar más durante el resto de su vida.

Profesionales del aislamiento térmico en viviendas

En Instalaciones de Pladur y aislamientos Reves trabajamos con los principales proveedores de materiales aislantes para que nuestros clientes dispongan de la mejor calidad sin renunciar a un precio competitivo. Ursa, ISOVER, Volcaris, Rockwool o Boltherm, entre muchas otras, son algunas de las marcas que no pueden faltar en nuestras instalaciones de aislamientos térmicos en viviendas.

Sin duda, la principal ventaja de aislar una vivienda del calor es el confort que se tiene en ella, y la calidad de vida se recupera en poco tiempo. ¿Cuántos años vas a estar en tu hogar? Seguramente el resto de tu vida, ¿verdad? Si tienes más dudas sobre cómo realizamos los trabajos de aislamiento térmico verano, ponte en contacto con nosotros y te daremos la información que necesitas.

 

¿Para qué sirve el aislamiento térmico?

Los aislantes térmicos permiten controlar la transmisión frío o calor a través de materiales de construcción que oponen resistencia neutralizando el traspaso dependiendo de las propiedades del material utilizado. Son una solución para aislar diferentes estructuras como viviendas o empresas contribuyendo a la mejora de su confort y mejorando su consumo energético.

¿Cuál es el mejor aislamiento?

Antes de determinar qué tipo de material utilizaremos, o cuál es el mejor aislante térmico en sí mismo, debemos tener en cuenta algunas variantes como: la ubicación, el clima, la orientación, los revestimientos o el tipo de sistema de climatización, entre otros. Estos factores nos ayudarán a elegir el mejor aislamiento térmico para conseguir el mejor bienestar de nuestro hogar.

Dividiremos los tipos de aislantes en tres grandes grupos:

  • Aislantes sintéticos
    • Poliestireno expandido (EPS)
    • Poliestireno extruido (XPS)
    • Poliuretano (PUR)
    • Rollos reflexivos
  • Aislantes minerales
    • Lana de vidrio (GW)
    • Lana de roca (SW)
  • Aislantes naturales
    • Corcho
    • Algodón
    • Celulosa
    • Lana de oveja
    • Lino y cáñamo
    • Arlita, perlita y vermiculita

A continuación, vamos a presentar brevemente cuáles son las características de cada uno de los aislantes mencionados. Posteriormente, profundizaremos acerca de cada uno de ellos.

Aislantes sintéticos

Este tipo de aislante está compuesto por polímeros procedentes del petróleo. Son muy efectivos térmicamente. Los más comunes son:

Poliestireno expandido (EPS)

Es un aislante que cuenta con una alta densidad y baja conductividad térmica. Además, es muy versátil y se utiliza en especialmente en tabiques. Es comúnmente conocido como corcho blanco o poliespam.

Poliestireno extruido (XPS)

Coincide en algunos aspectos con el poliestireno expandido pero su principal diferencia es que el extruido permite mojarse al ser muy poco absorbente. Sus altas prestaciones le aportan una gran durabilidad y es muy utilizando en viviendas para realizar impermeabilización en cubiertas, así como para aislar térmicamente fachadas, cubiertas y muros.

Poliuretano (PUR)

Es un material que presenta un alto rendimiento térmico y normalmente se utiliza como espuma para proyectar en la instalación de falsos techos o paredes interiores.

Rollos reflexivos

Como su nombre indica, son rollos que contienen una o varias capas de burbujas de polietileno entre laminas de aluminio. Es muy utilizado en lugares donde el clima tiene temperaturas estables. Se puede aplicar a falsos techos, cubiertas o tabiques, entre otros.

Aislantes minerales

Su versatilidad hace que sean un gran recurso a nivel aislante tanto térmico como acústico. Su fácil colocación, moldeabilidad y versatilidad la convierten en un material muy utilizado actualmente. En combinación con otros materiales, como, por ejemplo, papel Kraft mejora mucho su resistencia a la humedad. Para mejorar su solidez también se puede combinar con aluminio o láminas de fibra de vidrio. Existen dos tipos de lanas minerales:

Lana de vidrio (GW)

Está compuesta por filamentos de vidrio aglutinados mediante resina ignifuga, es decir, resistente al fuego. Es resistente a la humedad gracias a sus componentes procedentes de arenas como sílice o magnesio. Este material aislante se utiliza en suelos, falsos techos, cubiertas…

Lana de roca (SW)

Proviene de roca volcánica que se somete a diferentes tratamientos hasta obtener un colchón comprimido que se transforma en mantas, paneles, fieltros, etc. Son permeables al vapor y no retienen el agua, como la lana de vidrio, también es ignifuga. Utilizado habitualmente en cubiertas, fachadas, falsos techos…

¿Cómo diferenciar la lana de vidrio de la lana de roca?

Una forma de diferenciar ambas lanas es mediante su color: la lana de vidrio suele tener color amarillento mientras que la lana de roca es grisácea.

 

Aislantes naturales

No contienen sustancias ni aditivos, se consideran aislamientos ecológicos y contribuyen respetando el medio ambiente. Destacan por ser biodegradables.

Aislamiento ecológico Algodón

Es un material de aprovechamiento ya que se obtiene de los restos generados por la industria textil. Estos pasan por procesos a través de los cuales se crean mantas o rollos que se pueden aplicar, por ejemplo, para aislar paredes.

Aislamiento ecológico Celulosa

Como en el caso del algodón, se crea a través de residuos de papel reciclado. Se puede aplicar en paredes, techos, forjados, cámaras… mediante insuflado.

Aislamiento ecológico Corcho

Se puede encontrar en varios formatos como láminas o tableros. El corcho procede de la corteza del alcornoque y es un material biodegradable utilizado para aislar térmicamente viviendas.

Aislamiento ecológico Lana de oveja

Un material utilizado durante siglos como aislante térmico por sus propiedades para absorber la humedad. Para utilizarse debe someterse a tratamientos de limpieza para garantizar su calidad.

Aislamiento ecológico Lino y cáñamo

De origen vegetal, ambos materiales ofrecen muy buena resistencia mecánica y son buenos aislantes naturales.

Aislamientos ecológicos Arlita, perlita y vermiculita

Materiales utilizados en la construcción tradicional con propiedades ignifugas que actúan a la perfección como aislantes térmicos.

Estos son los tipos de aislamiento más comunes utilizados en diferentes obras, reformas y en construcción.
¿Quieres conocer cómo trabajamos en Reves? Utilizamos los materiales más efectivos para garantizar el bienestar y adaptamos el presupuesto a tus necesidades reales.